Ciencia y tecnología espacial
     
Imagen
 
Ciencia y tecnología espacial | Enlaces | Productos
 
Ciencia y tecnología espacial

   
 
Chicop, ciencia espacial en latinoamérica.
Chicop significa ave en maya. La idea que nos anima es producir ciencia, tecnología y accesar el espacio exterior a científicos y personas interesadas del tercer mundo y latinoamérica.
Chicop preveé la estructuración de grupos de trabajo para el diseño y desarrollo de implementos de orbitalización y espaciales en el área latinoamericana principalmente.
La actividad principal de Chicop radica actualmente en el desarrollo de cohetes de combustible sólido y sistemas híbridos para la orbitalización. Posteriormente se vislumbra el desarrollo de satélites y una estación espacial latinoamericana producida en colaboración de empresas y gobiernos de los diversos países del área.
Imagen
Descripción de productos.
Como un primer paso se producirán pequeños cohetes para estudios meteorológicos. dichos cohetes con carácter desechable (imposible aplicación militar) serán vendidos a empresas que acrediten sus actividades correctamente.
Asimismo, se ofrecen diversos productos dirigidos a la capitalización del proyecto, como software educativo, juguetes, maquetas y otros.


AHORA TE PRESENTO LA SIGUIENTE MONOGRAFÍA ACERCA DE COHETES. AL FINAL SE DESCRIBEN DOS DE LOS COHETES CHICOP PREVISTOS. ESPERO TE SEA GRATA.



INTRODUCCIÓN


PRIMERA PARTE: ASPECTOS ACTUALES DE LA TECNOLOGÍA DE COHETES


BREVE HISTORIA DE LOS COHETES

Los chinos inventaron cohetes. En 1890 el alemán Ganswindt tuvo la idea de usar la reacción para el impulso de astronaves. En 1903 el ruso Ziolkowsky formuló las condiciones de velocidad para salir de la gravitación terrestre. En 1919 el Dr. Goddard publicó "Un método para alcanzar altitudes extremas". Otra obra clásica fué la de Oberth, alemán, "El cohete hacia los espacios planetarios". En 1924 se iniciaron los ensayos de lanzamiento de cohetes propulsados por combustibles líquidos. En 1944 el ejército alemán desarrolló el cohete V-2, la carga que utilizaron fue de alcohol, con algo de agua, lo que reducía la temperatura de reacción, y oxígeno líquido. En 1926 se desarrolló en el Instituto de Tecnología de California (en el Laboratorio de Aeronáutica de Guggenheim) la carga de propulsión sólida de asfalto y perclorato potásico. La mezcla asfáltica retenía bien la mezcla sólida pero no era plásticamente adecuada pues fluía por su propio peso.

Casi todos los cohetes militares usados durante la segunda Guerra Mundial se impulsaban con cargas sólidas del llamado propulsor de base doble, que es una mezcla de nitrocelulosa y nitroglicerina con un "estabilizador". Los alemanes sustituyeron la nitroglicerina por el dinitrato de etilenglicol que es un aglutinante más estable. La aplicación de las cargas de base doble se redujo debido a que pueden detonar fácilmente. Esto, y las inconveniencias del asfalto, hizo que los investigadores dirigieran sus esfuerzos hacia la búsqueda de mezclas más estables y aglutinantes más fuertes con plasticidad menos sensible a la temperatura.

Se dirigió la atención a las cargas de propulsión líquida y se desarrollaron de esta forma los cohetes que habrían de llegar a la estratósfera y a la luna. Esto fué realizado por el equipo de científicos encabezados por el alemán Von Braun que utilizó mezclas de queroseno y oxígeno líquido.

El transbordador espacial es puesto en órbita mediante un sistema híbrido de un par de "boosters" de combustible sólido, que son dos cohetes laterales más delgados que el resto, y varios motores de propulsión líquida: los llamados motores principales y un par de pequeños motores de orbitación y los direccionadores más pequeños llamados "thrusters" o de empuje.

En México podemos citar los esfuerzos realizados por el Dr. Bissiachi, el Dr. Miguel Angel Herrera y otros especialistas en el PUIDE, Programa Universitario de Desarrollo Espacial de la UNAM., el Dr. Elio Flores y otros especialistas en diversos campos. Omito muchos datos por una falta de documentación al respecto.


DEFINICIÓN DE TÉRMINOS

COHETE

Cohete es una planta energética que convierte la energía de una reacción química en una corriente gaseosa con alta temperatura, que pasando a gran velocidad por una tovera o boquilla, produce impulsión en la dirección opuesta y da una aceleración en sentido opuesto a la salida del gas. Un cohete, a diferencia de los motores de respiración aérea, lleva consigo su propio oxidante (esto significa que no requiere de la entrada de aire como en los turborreactores o turbofans que utilizan los jets). Así puede viajar por una atmósfera inerte o a través de vacío. Por esto, el cohete requiere de una carga de propulsión más grande que los motores de propulsión a chorro, jets, turbofans, etc.


PROPELANTES DE COHETE

Los propelantes son substancias que al reaccionar químicamente se expanden con gran rapidez formándose un gas que comunica, por el principio de acción y reacción, un impulso al cohete.

Los propelantes se dividen principalmente en líquidos y sólidos. Como veremos existen otros sistemas de propulsión, por ejemplo, la eléctrica y la nuclear (que consisten también en líquidos y sólidos que son acelerados mediante sistemas eléctrico-magnéticos).

Los sistemas líquidos pueden ser reiniciados mediante el manejo de válvulas e ignición y funcionan por medio de bombas de baja presión y turbobombas de gran presión, que son bombas de inyección que tomando parte del fluído combustible alimentan al sistema principal inyectando el líquido mezclado de combustible y oxidante a una gran presión dentro de la cámara de combustión.

Los sistemas sólidos, por otro lado, funcionan de manera continua hasta que se extinguen o pueden diseñarse en forma de fases mediante una barrera inhibidora para asegurar que el propelante se consuma en fases preestablecidas. Esto se logra también regulando el tamaño y configuración de los granos del combustible sólido con características apropiadas para proporcionar aceleraciones específicas durante dichas fases o en una curva consumo-tiempo determinada.

Existen también los monopropulsores que son substancias que contienen en sí mismas sus propios oxidantes y combustibles. Los monopropulsores propiamente son sustancias formadas por complejos moleculares, y se distinguen de las mezclas sólidas pues éstas no forman agregados moleculares sino agregados dentro de una mezcla.


OXIDANTES

De manera general, son las sustancias que ganan electrones durante una reacción química. El oxidante por excelencia es el oxígeno molecular, pero también se utilizan el peróxido de hidrógeno con combustibles líquidos, y en forma sólida, el perclorato de amonio o de potasio con combustibles sólidos.


REDUCTORES O COMBUSTIBLES

Son las sustancias que durante una reacción química donan electrones, se denominan también agentes reductores. La sustancia reductora más utilizada es el hidrógeno molecular con oxidantes líquidos, pero también se utilizan otras como el aluminio activado (esto es, sin oxidar) con oxidantes sólidos.

En general, para que haya una reacción de óxido-reducción eficaz para la propulsión debe existir una combinación adecuada, o una mezcla, de sustancias oxidantes y de sustancias reductoras o combustibles.


EXPLOSIVOS

Son sustancias capaces de desarrollar repentinamente presiones enormes debido a la gran velocidad de las reacciones que se llevan a cabo a partir de sus componentes nucleares o químicos.

Por la sensibilidad de iniciación de reacción, los explosivos se conocen como primarios y secundarios. Los primarios generalmente, se utilizan para iniciar un rápido y eficaz proceso de combustión en ignitores. Los secundarios son encendidos a través de los primarios y generalmente están involucrados en procesos de más larga duración, por ejemplo, el empuje del cohete.

En la tecnología espacial los explosivos se utilizan de diversas maneras, por ejemplo, para abrir escotillas, separar fases de cohete, propulsión y otras.


CONTROL DE LA DEFLAGRACIÓN

Específicamente en la tecnología de propulsión de cohetes se utilizan aquellas reacciones en que la deflagración no es explosiva sino continua de manera que el impulso que se alcanza permite alcanzar las velocidades adecuadas controlando cuidadosamente el tiempo de reacción. Esto se logra generalmente mediante la regulación de la geometría y tamaño de los granos del propulsor sólido y en el control de la cantidad de flujo por tiempo que se envía al aspersor de la tovera en el caso de los combustibles-oxidantes líquidos.

Así es como para un sistema híbrido como el del transbordador espacial (que consta de cohetes sólidos y líquidos) se puede controlar la curva presión-tiempo durante todo el tiempo que dura la combustión durante una serie de fases que van desde el despegue hasta la separación de los cohetes sólidos para permitir la continuación del viaje de un sistema impulsado solamente por cohetes de propelantes líquidos (el transbordador propiamente dicho). La presencia de los motores principales que son motores de propelante líquido durante todo el lanzamiento da a los despegues del transbordador un carácter distinto a que si los boosters actuaran de manera independiente. A esto se le llama un sistema híbrido.


COHETES DE PROPULSORES LÍQUIDOS

Como vimos los cohetes pueden utilizar combustibles y oxidantes líquidos. Veamos primero los combustibles.


COMBUSTIBLES LÍQUIDOS

Los combustibles más utilizados son:

HIDRÓGENO LÍQUIDO. fórmula: H2. El punto de fusión es muy bajo por lo que resulta caro guardarlo más de dos días.

HIDROCARBUROS. Frecuentemente se utilizan algunos de los hidrocarburos alifáticos del petróleo, como la gasolina o el queroseno, pues resultan muy baratos. Los hidrocarburos aromáticos más sencillos, como el benceno o el tolueno, también se utilizan frecuentemente, como tienen densidades más altas proporcionan más energía térmica por kilogramo, y producen una mayor impulsión por masa de combustible. El material más frecuente es un hidrocarburo de petróleo dentro del intervalo gasolina-queroseno y como su pareja oxidante oxígeno líquido o ácido nítrico fumante.

ALCOHOLES METÍLICO Y ETÍLICO. Fórmulas: CH3-OH y CH3-CH2-OH respectivamente. Una de las ventajas de los alcoholes es que pueden diluirse con agua, lo que reduce la temperatura de la cámara de reacción. Así que, cuando puede tolerarse un detrimento del impulso específico, puede utilizarse una mezcla acuosa. La combinación de alcohol etílico de 100% o diluido con agua y oxígeno líquido es un combustible-oxidante bastante utilizado.

AMONÍACO LÍQUIDO. Fórmula: NH3. El amoníaco es bastante barato, manejable e insensible a golpes. Tiene la desventaja de que existen combustibles de manejo aún más sencillo, aunque algunos de ellos tienen un impulso más bajo.

HIDRACINA. Fórmula: NH2-NH2. Cuando se requiere de un impulso específico más alto que los obtenidos con amoníaco y los derivados del amoníaco y anilinas, se prefiere a la hidrazina a pesar de ser bastante más cara. Este producto es un derivado del amoniaco. Es más difícil de fabricar, aproximadamente 100 veces más caro y algo tóxica. Es mejor combustible por su densidad más alta y su punto de ebullición también más elevado (1.01 y 113.3 grados C, valores más altos que los del agua) produciendo una impulsión muy eficiente cuando se quema con oxígeno líquido. Los cohetes de altitud del transbordador espacial funcionan con este combustible.

ANILINA Y MONOETILANILINA. Se usan con ácido nítrico fumante y se pueden usar en cohetes ligeros. Estos productos dan impulsos específicos más bajos que los obtenidos con alcoholes e hidrocarburos. La combinación de etilanilina con alcohol furfurílico se ha usado con ácido nítrico rojo fumante en cohetes ligeros meteorológicos.

HIDRUROS METÁLICOS. Los hidruros producen gases de peso molecular bastante alto y con temperaturas muy altas. Casi ningún motor resiste estas temperaturas por más de unos segundos sin un sistema de refrigeración adecuado. Algunas sustancias que se utilizan son el diborano y el borohidruro de aluminio, este último se inflama inmediatamente en contacto con el aire. Puede considerarse el uso de estas sustancias en porcentajes bajísimos. Se utilizan para obtener velocidades de cohetes muy altas y son excesivamente caras.


OXIDANTES LÍQUIDOS

OXÍGENO LÍQUIDO. Es el que proporciona el impulso específico más elevado. A pesar de su bajo punto de ebullición es el oxidante que más se utiliza en los cohetes de propulsor líquido pues es seguro, no corrosivo y no tóxico.

PERÓXIDO DE HIDRÓGENO. Cuando contiene ciertas impurezas es peligrosamente inestable. Sin embargo, si estos catalizadores no se hallan presentes, es estable y seguro a cualquier temperatura. La ventaja sobre el oxígeno líquido es que al ser líquido en condiciones normales, puede ser guardado sin refrigeración ni presión en el tanque del cohete. En ocasiones, el impulso por densidad es un poco más alto que el proporcionado por el oxígeno.

ÁCIDO NÍTRICO. Se usa de varias formas y concentraciones. Su costo de producción no es elevado pero hay que tener presentes los costos derivados de su cuidado al manejo y conservación. Algunos ácidos y mezclas derivadas del ácido nítrico, en combinación con alcoholes como alcohol etílico, anilina e hidracina, pueden igualar el impulso que proporciona el oxígeno líquido. Dan impulsos por densidad más altos pues su densidad es alta. Sin embargo, todos estos productos son peligrosamente tóxicos.


MONOPROPULSORES LÍQUIDOS. Son sustancias que contienen en sí mismas el combustible y el oxidante necesarios para la impulsión del cohete. Pueden reaccionar mediante un catalizador o elevación de la temperatura. Ejemplos de ellas son:

a) PERÓXIDO DE HIDRÓGENO. De todos los monopropulsores ensayados, es el más seguro, pero tiene un impulso específico bastante bajo. Reacciona a temperatura relativamente baja y se descompone térmica o catalíticamente rápida y de manera no explosiva si no se guarda convenientemente.

b) Otros monopropulsores líquidos son el NITROMETANO, el TETRANITROMETANO, el NITRATO DE METILO, las mezclas de NITRATRO DE METILO con ALCOHOL METÍLICO o FURFURÍLICO, el DINITRATO DE DIETILENGLICOL, el NITRATO AMÓNICO en AMONÍACO LÍQUIDO y el PERCLORATO DE ETILO. Cuando se producen estas sustancias y en su manejo hay que tener muchísimo cuidado, logrando purezas de casi el 100% pues algunos catalizadores pueden iniciar reacciones explosivas.


COHETES DE PROPULSORES SÓLIDOS

También ya vimos que los cohetes pueden usar combustibles y oxidantes sólidos. Este tipo de cohete está recomendado para iniciar el impulso sobre las plataformas de lanzamiento para llevar al sistema desde velocidad cero a la velocidad de escape gravitacional. A los cohetes de este tipo se les diseña para ser reutilizables como los del transbordador espacial, aunque pueden ser también unidades para un solo viaje.

La fabricación de estos cohetes es bastante más sencilla pues no llevan ductos ni sistemas de inyección. Son parecidos a los cohetones de pólvora en cuanto a que una vez encendidos no se apagan hasta que el combustible se agota. Sin embargo, como vimos al principio, pueden añadirse barreras que inhiben, aceleran, o desaceleran el proceso deflagrativo, de acuerdo a fases preestablecidas. El transbordador espacial utiliza dos boosters de combustible sólido que son los dos cohetes laterales más delgados. Estos cohetes son bastante potentes. Elevan al sistema durante la fase de mayor peso y le proporcionan la velocidad de escape gravitacional.

Puede considerarse que las cargas de este tipo de cohetes son mezclas monopropulsoras, si omitimos el hecho de que molecularmente no son sustancias puras, sino mezclas de sustancias, pues contienen los oxidantes y los reductores necesarios para la reacción completa. Dicha carga es una mezcla de sustancias solidificadas con algún material con alto contenido de oxígeno en suspensión en algún combustible que actúa a la vez de como algutinante. Por ejemplo, perclorato potásico, perclorato amónico, nitrato amónico o nitrato potásico y nitrocelulosa en nitroglicerina, urea, cola de carnaza o cera de candelilla. Dentro de la mezcla se adiciona algún agente reductor, por ejemplo, metálico, como aluminio o zinc activados (sin oxidar), o de algún otro tipo.


DOBLE BASE, "COMPOSITE" y "COMPOSITE" DOBLE BASE

De manera genérica se conocen con estos nombres a una serie de materiales bastante utilizados que constan de nitroglicerina y nitrocelulosa, por un lado, y perclorato de amonio con aluminio activado por otro.

El material llamado DOBLE BASE es una mezcla de nitroglicerina y nitrocelulosa. Ambos materiales son explosivos y específicamente detonantes bajo ciertas condiciones y características (cuando el nivel de nitración sobrepasa el límite del 12% por peso de celulosa, p.e.), pero que al controlarse el nivel de nitración constituyente pueden dar reacciones de combustión contínua no explosiva. Se agrega ftalato de dietil, etileno central, sulfato de potasio, carbón negro y cera de candelilla.

El material "COMPOSITE" o "COMPUESTO", es una mezcla de perclorato de amonio con aluminio activado, a lo que se agrega acrilíco polibutadieno, ácido acrylonitrilo y material epoxi curativo.

Finalmente, "COMPUESTO" DOBLE BASE es un material formado por perclorato de amonio, aluminio activado, nitrocelulosa y nitroglicerina en proporciones de 20.4, 21.1, 21.9, 29.0 %. La mezcla se termina con triacetin y estabilizadores.


MÉTODOS DE PREPARACIÓN DE LOS PROPULSORES SÓLIDOS

Las mezclas se preparan, por el momento, de cuatro formas distintas:

1) Calentamiento por encima del punto de fusión.

2) Aglutinante de peso molecular alto con disolvente o plastificante. Así es como se preparan los materiales con perclorato amónico y de base doble.

3) Polímeros activos con peso molecular medio que reaccionan con materiales de bajo peso convirtiéndose en materiales de alto peso molecular. Este método también se utiliza, al igual que el anterior, para preparar mezclas con percloratos.

El CUARTO método consiste en revestir a los materiales con una resina sensible a la presión. Esto no es otra cosa que sumergir los granos del propulsor en cera, por ejemplo.


CONFIGURACIÓN DEL PROPULSOR SÓLIDO

Para la elaboración de los cohetes de combustible-oxidante sólido se consideran diversas formulaciones, tamaños de granos, mezclas inhibidoras y otras variables que hacen posible que el desempeño del cohete sea el que se espera. Por ejemplo, necesitamos una carga inicial que arde lentamente con empuje fuerte, luego un empuje no tan alto pero con aceleración constante y finalmente una flama grande para obtener una gran aceleración final. Esto se utiliza simultáneamente con una configuración especial de la tovera de salida.


COHETES HÍBRIDOS

Utilizan propulsores en fase sólida y líquida. Esto puede suceder de varias formas. Por ejemplo, el sistema es elevado por dos o más "boosters" sólidos y luego estos cohetes se separan y se prosigue el viaje con un sistema de propulsión líquida. Un segundo ejemplo es un sistema que es elevado por un par de "boosters" sólidos y un motor o varios motores de propulsión líquida. De esta última forma funciona el transbordador espacial que funcionan en varios rangos de eficiencia temporal para obtener la máxima aceleración y eficiencia total.

Puede suceder también que el combustible sólido se "riega" con un combustible líquido durante algún momento de la trayectoria.


COHETES DE MANIOBRAS ESPACIALES

El uso actual y aplicaciones prácticas de los cohetes de motor nuclear y los de propulsión eléctrica se ha restringido a las maniobras de carácter espacial exclusivamente, por el tipo de aceleración y empuje que producen y la contaminación. El empuje resultante en estos cohetes es muy reducido, sin embargo, éste puede ser mantenido durante largas temporadas, meses o años inclusive, a diferencia de los cohetes de despegue que producen un alto empuje en un tiempo reducido, 15 a 20 minutos como máximo en los sólidos y varias horas de uso diferido en los motores de propulsores líquidos.

Los cohetes de motor nuclear y de propulsión eléctrica se utilizan en la actualidad a excepción del reactor de fusión que se encuentra aún en estudio.


COHETES DE MOTOR NUCLEAR

Existen tres tipos posibles de cohetes con motor nuclear, la fuente de isótopos radioactivos, el reactor de fisión, y el reactor de fusión. Este último aún no se utiliza pues se encuentra en estudio. Los tres tipos son hibridaciones de motores de propelante líquido o sólido, en las que el calentamiento del gas no está acompañado por una reacción química sino por la energía que proviene de las transformaciones nucleares. En los cohetes químicos la energía se obtiene de los propelantes, pero en los cohetes nucleares los propelantes son acelerados por los medios que se describen.

REACTOR DE FISIÓN. El calor se genera p.e. por la fisión de uranio dentro del reactor y subsecuentemente transferido al fluido de trabajo.

FUENTE DE ISÓTOPOS RADIOACTIVOS. El material radioactivo proporciona radiación que se convierte directamente en calor.

REACTOR DE FUSIÓN. Se encuentra en estudio. Aún no resulta ni manejable ni práctico.


COHETE DE PROPULSIÓN ELÉCTRICA

La energía eléctrica se produce ya sea por medios nucleares, paneles de radiación solar, baterías, etc. La fuente de poder generalmente es ineficiente por su peso. El empuje es bajo con valores entre 0.005 a 1 N. Por lo tanto, para acelerar un vehículo, es necesario aplicar este bajo empuje y por lo tanto proporcionar la pequeña aceleración durante semanas o meses, incluso años (en prototipos futuros).

Existen varios métodos de manejo de energía solar. El más generalizado es el método de las celdas solares para alimentar motores de aceleración electromagnética.


OTROS SISTEMAS DE PROPULSIÓN

Existe un motor basado un material de teflón que es bombardeado mediante láser, el material sale disparado con gran velocidad impulsando al vehículo, y ya ha sido utilizado con éxito. Otro método parecido es el de la concentración óptica de radiación infrarroja que calienta un fluido de hidrógeno. Existen otros, como una vela solar que usa la presión de radiación proveniente del sol o el cohete de fotones, que han estado siendo desarrollados.

Se encuentran en fase de estudio explosiones nucleares y fusión nuclear en forma de pulsos.

Asimismo se estudian las formas de transmisión de energía en forma de radiación desde estaciones terrestres a satélites pero. A propósito de transmisión de energía se ha utilizado un pequeño disco que se hace girar y es "golpeado" desde abajo por un rayo láser. El resultado es que este objeto levita aún en espacios gravitacionales. Por cierto, no podemos asegurar que este objeto no haya sido empleado secretamente y que haya sido confundido en espacios aéreos no espaciales con objetos extraños (ovnis).


FÍSICA DE COHETES

Dos factores importantes en el funcionamiento del cohete son la cantidad del gas expulsado y la fuerza resultante de la diferencia de la presión del gas a la salida de la tovera con la presión de la atmósfera circundante. El primer efecto es el más importante.

El impulso específico es proporcional al alcance del proyectil por kilogramo de combustible consumido y es una expresión de de la eficacia total del sistema.


ASPECTOS LEGALES ACERCA DE LA FABRICACIÓN DE EXPLOSIVOS Y PROPULSORES

Estos comentarios resultarán útiles a personas interesadas en el desarrollo de ciencia y tecnología espacial, en lo particular en el ramo de los propulsores. Si te interesa trabajar con nosotros, es importante saber que:

En México, en el artículo 41 de la ley y el reglamento de armas y explosivos se establecen disposiciones aplicables a armas en general y municiones, sustancias, mezclas o compuestos explosivos, pólvoras en todas sus composiciones, ácido pícrico, dinitrotolueno, nitroalmidones, nitroglicerina, nitrocelulosa de concentraciones específicas, nitroguanidina, tetril, pentrita, trinitrotolueno, etc., sustancias e instrumentos con aplicación al uso de explosivos, iniciadores, detonadores, mechas de seguridad, etc., componentes de explosivos, por ejemplo, cloratos, percloratos, sodio metálico, magnesio en polvo, fósforo, etc.

En el reglamento de la ley de armas y explosivos se establece que quedan reguladas las fábricas
de pólvoras, de explosivos, de artificios o de substancias químicas relacionadas con explosivos,
implementos y sustancias antes mencionadas.

Específicamente se establece que las personas físicas o morales que pretendan dedicarse
permanentemente a las actividades referidas en el artículo deben solicitar al Presidente de la
República, por conducto de la Secretaría de la Defensa, el permiso general que proceda,
adjuntando documentos como los siguientes: Solicitud conforme a modelo, copia certificada del registro civil del acta de nacimiento del interesado. Los extranjeros, el documento que justifique su legal estancia en el país, explicación pormenorizada de los efectos que se intentan fabricar y capacidad de producción de la factoría, dos planos: el primero de conjunto a mil metros alrededor del sitio y el segundo plano circunstanciado del proyecto de la planta, relación de equipo, opinión favorable del gobernador del estado donde se proyecte establecer la factoría, certificados de seguridad, dibujos de fabricación, relación de la materia prima y copia certificada del acta constitutiva.

La secretaría designa peritos para la formulación de los dictámenes respectivos.

Del capítulo IV al X del reglamento se pormenoriza acerca de la fabricación, la organización, la
reparación, la compraventa, la importación y exportación, el transporte, y el almacenamiento de
todas las sustancias e implementos referidos.

En otros países esto ha de ser ligeramente distinto, pero como siempre, es bueno contar con los permisos respectivos si te interesa llevar a cabo cualquier actividad en el ramo de los cohetes, propelantes y explosivos aplicados a la tecnología (nunca armas, por favor).



SEGUNDA PARTE. PRESENTACIÓN DEL PROYECTO CHICOP


INTRODUCCIÓN

A continuación presento a Uds. el bosquejo del proyecto "chicop" que significa ave en maya que
trata de la factura de una serie de cohetes para uso meteorológico y para el estudio de los
sistemas de propulsión, control y monitoreo.

Tarde o temprano la tecnología espacial y toda la ciencia será accesible a todos los pueblos. CHICOP, proyecto mexicano, nace de esta dirección de conocimiento y el esfuerzo.

El motivo que anima la realización de CHICOP es retomar la ciencia y tecnología espacial en México. El siguiente paso será el estudio de las condiciones que harán posible en latinoamérica, mediante la cooperación, de una plataforma de lanzamientos espaciales en el área latinoamericana para satelización de artefactos, así como para llevar científicos latinoamericanos y de los países del segundo y tercer mundo al espacio exterior, de una estación latinoamericana, de una transbordador espacial, de sondas y satélites producidas en el área.

El proyecto "chicop" también se anima bajo la idea de que la factura de cohetes de propulsor sólido es relativamente barata en comparación de las máquinas de propulsores líquidos. Esto nos permite pensar que si se diseña un proceso de factura eficiente de propulsión sólida podríamos animar a su vez a grupos de empresas que quisieran invertir en el gran proyecto de orbitalizar algún día desde México, desde alguno de los estados del norte de la República Mexicana.

A lo que visto en la primera parte, basta agregar que los cohetes sólidos se utilizan para lograr las altas velocidades de salida hacia un nuevo equilibrio gravitatorio, que los sistemas de propulsión
líquida se prefieren para movimientos y posicionamientos más finos mientras que los sistemas de propulsión de bajo empuje se dejan para aceleraciones prolongadas durante meses en viajes siderales.

Por esto, el proyecto Chicop vislumbra el estudio y el uso de sistemas híbridos mediante el desarrollo de cohetes que hagan uso de todas las prestaciones de la tecnología espacial en pequeña escala y sistemas híbridos. El primer prototipo es un pequeño cohete desechable de propulsor sólido, que puede destinarse a estudios meteorológicos. El segundo prototipo, es un cohete de unos 3 mts. de alto de propulsores líquidos que podría ser monitoreado y controlado desde una base en tierra.


LOS COHETES CHICOP

A continuación se hace una pequeña descripción de dos de los cohetes CHICOP de que consta el proyecto.

CHICOP 1

Es un pequeño cohete desechable de combustible sólido. El motivo de no ser reusable es que dicho cohete, su prototipo y réplicas no pueda ser utilizado con fines balísticos, ya sea para en su forma de estudio o en el de sus aplicaciones.

El uso que se dará a CHICOP 1 será de estudios meteorológicos y para ventas a universidades e institutos del área latinoamericana y otros. Podrá hacerse una versión más sencilla que podrá venderse como juguete.


CHICOP 2

El proyecto puede ser descrito como un cohete de aproximadamente 2.5 m de altura que habrá de ascender verticalmente desde una base con torre ensamblada en alguna playa de Baja California, Sonora o Colima y que durante un poco más de 2 o 3 minutos nos permitirá tomar desiciones de control mediante programa a bordo, mediante control en tierra, y una vez que su combustible se haya agotado, desplegará un paracaídas y caerá en el mar o en tierra. Todo el vuelo habra de ser observado y controlado desde una cabina a borde de un camión o construída en el lugar de despegue. Habrá una transmisión de video en vivo que pudiera enlazarse a transmisión INTERNET.

Se comercializará la venta de permisos de transmisión, fotos, material educativo, libros CD's, etc. Así como el prototipo mismo para universidades e institutos del área Latinoamericana primordialmente.


JUSTIFICACIÓN DEL DISEÑO

El diseño global está encaminado a experimentar en un modelo sencillo que contenga todos los elementos a pequeña escala de cohetes destinados a la orbitalización y satelización con variables diversas encaminadas al trabajo propio de orbitalización. Ese es el motivo por el cual se omite el trabajo con combustibles sólidos y se pasa directamente al trabajo con combustibles eficaces en cohetes de orbitalización y sistemas de válvulas, presión de gases y tratamiento de fluídos.

El prototipo incluye un sistema refrigerante en tierra, sistema de comunicaciones, control, autocontrol y monitoreo desde tierra.



 
Escríbeme
Para más información:
jorgemanuelpazmorelos@latinmail.com